miércoles, 9 de enero de 2013

¿Cómo hacer un guiñol?

Si queréis hacer un guiñol para representar un cuento, un poema, o lo que queráis, podéis seguir estos pasos:

Estos son algunos de los materiales con los que vamos a trabajar. La caja de cartón puede ser del tamaño que más os guste, dependiendo de si queréis un guiñol más grande o más pequeño. También podemos elegir si queremos que nuestro escenario tenga un telón que se abra para mostrar la escena o si nos gusta más que parezca una televisión.




El primer paso es elegir la caja con la que vamos a trabajar.

Una vez elegida , empezamos cortando con unas tijeras dos de las cuatro solapas que cierran la caja. Es mejor si cogéis unas tijeras grandes y fuertes para que sea más sencillo cortar el cartón.

Las dos solapas restantes las utilizaremos más adelante para hacer el telón de nuestro pequeño teatro.

A continuación, dibujamos un rectángulo en una de las caras de la caja , casi del mismo tamaño que ésta. No es necesario que las rectas queden perfectas, pero si queréis podemos usar una regla para ayudarnos a dibujarlas.

Clavamos la punta de las tijeras en uno de los lados del rectángulo para hacer un pequeño agujero y poder comenzar a recortar.


Cortamos con las tijeras siguiendo las líneas de lápiz dibujadas

Una vez terminado, nos tiene que quedar así.

Hacemos el mismo proceso con la cara contraria de la caja 

Una vez recortadas ambas caras de la caja, nos quedará el hueco de los dos rectángulos. Uno de ellos será la base del guiñol y la otra el techo por donde meteremos las marionetas.

Podemos usar una servilleta o un trozo de tela para usarlo como telón del escenario.

En nuestro caso usamos un par de servilletas. Pegamos una servilleta en cada una de las solapas de la caja que dejamos sin recortar en el primer paso. Para ello usaremos pegamento solo en la parte de arriba de la servilleta y dejaremos caer el resto para que se parezca más a una cortina.

Una vez pegada la servilleta, podemos recortar lo que sobra para que tenga la altura de nuestro guiñol y no caiga por el suelo.

Una vez terminado el telón, cogeremos un folio o cartulina blanca y unos lápices de colores para dibujar un fondo bonito para ambientar la historia del guiñol. Para nuestra poesía hemos dibujado una pradera con un estanque , flores y un camino.

Para decorar el escenario podemos coger algunas hojas o ramas que encontremos en la calle, siempre respetando a la naturaleza y cogiendo solo aquellas que necesitemos y si es posible que estén en el suelo.

Para darle un aspecto de bosque y que no se vea tanto el cartón, pegaremos las hojas en los laterales de la caja por el interior. Para ello podemos usar cola o celo.

La parte más importante de un guiñol son las marionetas. Para representar a nuestros personajes podemos hacer unas simples marionetas de cartulina imprimiendo dibujos de Internet y coloreándolos o podemos buscar y utilizar muñecos que nosotros tengamos en casa y que sean más o menos del tamaño que nosotros necesitamos.

Para sujetar nuestros muñecos y que nos sirvan de marionetas, usaremos unos palillos chinos o de brochetas. Con el blu-tak hacemos pequeñas bolas y las colocamos en la punta de nuestros palillos.

A continuación, pegamos los palillos con el blu-tak a nuestros muñecos.
Ya podemos ponerlos de forma vertical y moverlos fácilmente por todo el escenario.

Por último, podemos añadirle una pequeña franja de cartón en la parte delantera del escenario y decorarla con musgo u otros materiales para que al introducir las marionetas por la base no se nos vea la mano.

Una vez acabado, ya tenemos un escenario para hacer un perfecto guiñol.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada